Negocios

La hiperconectividad de los autos del futuro tiene un contienda de costos en México


La nueva red de telecomunicaciones permitirá conectar cien veces más dispositivos y esto ayudará a la industria automotriz a “acelerar su digitalización para mejorar la experiencia del favorecido y para hacer que los procesos de manufactura y automatización sean más eficientes”, dice el documento de la SER. Incluso, agrega, ayudará a “determinar con precisión la disponibilidad de fila del transporte hasta las estaciones de carga más cercanas y compilar datos de diferentes lugares de recarga para apoyar a los distribuidores a planificar la expansión de las redes para asegurar la demanda de vehículos eléctricos”.

La Secretaría muestra su interés en que se despliegue el espectro idóneo para 5G en la zona del Atolón a fin de crear el primer corredor industrial con la nueva tecnología, dada su afición industrial-automotriz y de hub de centros de datos más relevantes de América Latina. Pero aún hay un parada costo del espectro radioeléctrico y la yerro de homologación de permisos del despliegue de infraestructura.

Dejar antes a la cobranza

El documento reconoce que el Estado ha mantenido por mucho tiempo una óptica de cobranza respecto al tema del espectro radioeléctrico; es sostener, como un turbina de ingresos y no como una aparejo del exposición digital y de las mismas industrias, cuya situación se ha traducido en un pequeño interés en participar en licitaciones de bandas por parte de las empresas del sector.

Para algunos de los mayores jugadores de la industria, esto se ha traducido en la devolución del espectro que ya tenían. En diciembre del año pasado AT&T regresó, por segunda ocasión, espectro radioeléctrico correcto a los elevados costos por su uso y derechos, sumándose a Telefónica quien desde 2019 renunció por completo a su red para eficientar su operación.

Los operadores de telecomunicaciones en México como AT&T y Telcel pagan hasta 89% más del costo total de las bandas y el derecho del espectro radioeléctrico, mientras otras naciones como Alemania, Italia, Grecia, Países Bajos y otros de Europa Continental (como Suiza, Suecia, Austria y Dinamarca) sólo solventan el 5% del costo total para lograr a las bandas, de acuerdo con la consultora The Ciu.

La SRE ha propuesto restaurar la Ley Federal de Derechos para subastar el espectro a un precio más competitivo, y que, a cambio, los operadores prioricen la prestación de servicios en zonas rurales y desconectadas. Por otra parte, plantea que el Estado invierta un porcentaje de la cobranza del espectro en el sector de telecomunicaciones.

Para Michel Hernández Tafoya, presidente de Observatel, es viable que el gobierno a través de la SRE principio a darse cuenta de la relevancia que tiene la conectividad para la digitalización de la sociedad y de las mismas industrias e incluso haga un llamado a eliminar la óptica recaudatoria por el espectro que tanto han demandado la industria como el mismo Instituto Federal de Telecomunicaciones.

“Estamos llegando tarde a esta discusión de desmontar el costo de espectro en donde ya vimos que varias empresas han regresado bandas pero aún estamos a tiempo para hacerlo diferente con la nueva tecnología que ayudará a las industrias”, expone Hernández.

Homologar permisos de despliegue

Otro de los obstáculos para implementar 5G en el país es la yerro de homologación de permisos para desplegar infraestructura y que para la nueva tecnología requerirá 10 veces más de la que actualmente se tiene.

Los tres niveles de gobierno están facultados para otorgar permisos de guisa colaborativa pero en “la destreza es diferente”, pues cada nivel de gobierno expide permisos de acuerdo con sus reglas provocando que las empresas retrasen o impida la instalación de redes.

El documento señala que, para evitar estos obstáculos, se ha recomendado que el Gobierno Federal tenga longevo peso en la toma de decisiones para el despliegue a nivel restringido, reduciendo la carga burocrática de estos procesos y alcanzar una homologación.

“La homologación del despliegue de infraestructura no es exclusivo de México, es un problema casi casi mundial. Por eso hace sentido que el Gobierno federal sea el indicado para establecer reglas de despliegue, ya que es quien más contacto directo tiene con el resto de los gobiernos (estatales y municipales)”, dice Hernández.

Conforme las industrias se empiecen a dar cuenta de las posibilidades que le brindará 5G para eficientar su operación y suscitar ahorros, como ya lo ha hecho el sector automotriz, se empezará a construir una política integral en conectividad, una que aún yerro en el sector de las telecomunicaciones, dice el directivo de observatel.



Creditos a: Ana Luisa Gutiérrez
Fuente

Fuente

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button