Negocios

CEOE reclama medidas de apoyo a las empresas y autónomos para certificar la creación …

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha valorado los resultados del primer trimestre de la Averiguación de Población Activa (EPA) que «confirman que el desempleo sigue siendo uno de los principales retos de nuestra peculio, lo que pone de manifiesto la aprieto de resistir a final medidas de apoyo a la empresa tanto en el ámbito fiscal como desde el punto de pinta regulatorio».

Los datos de la EPA  «muestran un descenso suave de la ocupación (-11.100 personas), al tiempo que se registra un sensible aumento del desempleo (103.800 personas), explicado por un trascendental aumento de la población activa (92.700 personas), lo que eleva la tasa de paro en casi cuatro décimas, hasta el 13,26%», ha señalado la confederación.

Para CEOE es necesario centrar los esfuerzos en priorizar el empleo sobre otros factores, en un contexto de elevada incertidumbre, con riesgos a la depreciación, donde el mercado profesional no es inmune a las dificultades que enfrentan las empresas.

En todo caso, en un trimestre estacionalmente desfavorable para el mercado profesional, estos datos de empleo son mejores que la media del periodo 2014-2019. La ocupación sufre la pequeño caída desde el año 2007, situándose el total de ocupados en 20.452.800 personas. En términos desestacionalizados, la tasa intertrimestral de la ocupación ha repuntado hasta el 1,16%, tras el 0,16% registrado en el cuarto trimestre de 2022. Esta número es la más elevada desde finales de 2021.

Mientras, el empleo acelera su ritmo de crecimiento interanual, desde una tasa del 1,4% en el cuarto trimestre de 2022 al 1,8% en el primero de 2023. En contraste, las horas trabajadas continúan desacelerando su tasa de crecimiento interanual en el primer trimestre.

El sector privado perdió 8.800 empleos en el primer trimestre

El sector privado perdió 8.800 empleos en el primer trimestre, lo que supone una número muy inferior a lo habitual en este periodo (con un promedio de caída de 121.700 empleos en los abriles 2014-2019). Esto denota el esfuerzo que realizan las empresas para amparar sus trabajadores en plantilla, a pesar de los riesgos a la depreciación existentes. En el sector manifiesto asimismo descendió la ocupación, en 2.300 personas. En términos interanuales, se acelera el ritmo de crecimiento del empleo tanto en el sector privado como en el manifiesto, hasta alcanzar tasas del 1,9% y 1,6%, respectivamente.

Hay que destacar el dinamismo del empleo indefinido, con un incremento de 93.800 asalariados con acuerdo fijo, frente a la caída de 117.000 asalariados temporales. De este modo, se ha pequeño la tasa de temporalidad en 6 décimas, hasta el 17,3%, la más depreciación de la serie histórica.

Se produce un trascendental contraste entre la tasa de temporalidad del sector privado, que desciende hasta el 13,7% y está en mínimos históricos, y la ratio del sector manifiesto, que aumenta hasta el 31,3%.

Se registra una caída en el empleo a tiempo completo, con 34.700 trabajadores menos, frente al aumento de los ocupados a tiempo parcial (+23.600 personas). En el primer trimestre, aumentan de forma moderada los trabajadores por cuenta propia, en 12.100 personas, aunque en términos interanuales retroceden un -1,4% (-43.400 personas), lo que supone una pérdida de tejido productivo. 

Los empresarios sin asalariados o trabajadores independientes se incrementan en 41.900 personas, aunque esto no evita que haya un 2,5% menos de empresarios que hace un año. Por su parte, los empleadores descienden en 6.600 personas en el primer trimestre y la tasa interanual se sitúa en el 1,2%.

Mientras, el número de parados aumentó en 103.800 personas, en contraste con las 15.500 personas que aumentó, en promedio, en los primeros trimestres del periodo 2014-2019. De hecho, este es el viejo incremento del paro en un primer trimestre desde 2013, con la excepción del año 2020. El número de desempleados se ha situado en 3.127.800 personas y la tasa de paro se elevó en casi cuatro décimas, hasta el 13,26% de la población activa.

Por sectores, el empleo cae en todos ellos, a excepción de los servicios. Destaca especialmente el descenso de la ocupación en la industria (-11.200 personas), seguido por la agricultura (-5.000 personas) y la construcción (-2.700 personas). En contraste, en el sector de servicios aumentó en 7.800 personas.

En términos interanuales, destaca el avería del empleo en la agricultura, con una tasa del -9,6%, y de la construcción (-1,4%). En cambio, hay que señalar la velocidad del empleo en la industria, con una tasa del 3,5%, y de los servicios, que crecen un 2,4%.

La población activa ha aumentado en 92.700 personas, frente a lo sucedido en los primeros trimestres del periodo 2014-2019, donde descendió en promedio en 93.000 personas. Esto supone el viejo incremento de la población activa en un primer trimestre desde el año 2008. La tasa de actividad aumenta sutilmente, hasta el 58,55%.



Creditos a: Sol Galindo

Fuente

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button